No quiero que esto termine, me quiero quedar, quiero revancha



Pablo Yñiguez

Por Pablo Yñiguez

Si te digo que no sé, si te digo que me voy, si te digo que me quedo es porque amo tu color. No quiero que la violencia me domine, me gane, me opaque, no quiero que los bárbaros me callen. Quiero ir a la cancha, relatar, sentir, soñar, volar e imaginar.

¿No se dan cuenta que nosotros, los argentinos, somos únicos y que la violencia está tapando nuestra subjetividad?... Por si no lo saben, se los cuento: somos apasionantes, delirantes, enamorados, sufridos, compulsivos, de caracter fuerte ante una injusticia y sensibles ante un gol de nuestro club. Si somos así y lo exprezamos con orgullo, euforia, con el alma, con las miradas y con la camiseta: ¿Por qué la violencia nos quita esos sentimientos y quedámos ante la mirada del débil extranjero como unos bárbaros?.

Miro para atrás, revuelvo archivos, miro viejos videos en blanco y negro, reviso los manuales y escucho relatos del siglo pasado, ¿qué nos pasó?. En los años ciencuenta no había trofeos, medallas ni coronas, sólo hambre de gloria. Sólo se jugaba por la camiseta, como en el potrero: taquito y gambeta. Todos esos lujos en la actualidad son difíciles de observar y de apreciar porque existe divisiones sociales, donde la primera división del futbol argentino es la burguesía, y los del futbol del interior somos los marginados y los paganos.

Antes en el diario del lunes y en la radio sólo se hablaba de futbol, ahora se habla de reglamentos, de leyes, etc. Estoy cansado, triste y obnubilado!!!!!!!!!!!!!

No quiero quedarme callado, quiero volver a tu lado. Ya sé, no tienes idea, vos te vas y la violencia se queda. Sólo voy a perdonarte porque otra cosa no quiero. Pero antes de irme, dejenme decirles:

¡¡¡¡¡¡¡QUE VUELVAN LOS POTREROS!!!!!!!!

Basta de injusticias, basta de golpe de puños y más pase. gambeta y gol. Será buen ciudadano para dictador el que asesina y lo niega. Y les aseguro damas y caballeros, que ese asesinato, es tan doloroso como la perdida de un ser amado. Muchos dirán "¿qué sabe este jóven de los dolores de la vida? sólo tiene 19 años". Pues les confirmo que están muy equivocados. Sé lo que es vivir con miedo de ser la próxima víctima de la inseguridad. Sé lo que es caminar sin mirar porque todo te parece desamor y que está mal. Disculpénme por este pedido, pero por favor, no me quiten el futbol, la radio, las hinchadas, lo lírico, lo rústico, las gambetas, los despejes, los caños, los insultos... Por favor, no me quiten el folklore.

Cuando se caígan a pedazos las paredes de la gran ciudad. cuando no queden en el aire cenizas de lo que alguna vez fue un amor verdadero, el ser supremo vendrá por los bárbaros a castigarnos. No soy ningún santo, asi que por favor, cuando llege el juicio final, diganle a Dios que estoy en la cancha relatando e imaginando el último partido de mi vida en este mundo cruel.

 

 

El pasado fin de semana fue suspendido por actos de violencia el partido entre La Costanera y 25 de Mayo. El equipo deportivo y periodístico quiere tirar la tualla. No por miedo, sino por desconsuelo. 

No siempre gana el que pega primero, pero tampoco sirve dejarse pegar y ya hemos recibido muchos golpes éticos y morales. La violencia pega en donde más te duele, pega donde no existe defensa ni escudo que disminuya el impacto. Pega en el alma, en lo más sensible del ser humano. Ya sé lo que se siente perder y retirarse sin nada. Esta vez no me queiro ir, quiero quedarme, queiro revancha.

 

 

Pablo Yñiguez- Furboldetermas.com.ar- HINCHA DEL FUTBOL DE LAS TERMAS Y DE LA RADIO.